domingo, 9 de mayo de 2010

EL COLIBRÍ DE ALAS DORADAS


ÉRASE UNA VEZ UN HERMOSO COLIBRÍ DE ALAS DORADAS QUE VIVÍA EN UN PEQUEÑO Y BONITO PAÍS DE CENTROAMÉRICA LLAMADO NICARAGUA. EL COLIBRÍ SE LLAMABA MONCHITO, Y ERA EL MÁS ÁGIL, EL QUE MEJOR VOLABA DE TODOS LOS COLIBRÍS DE SU ENTORNO. TODAS LAS MAÑANAS, CUANDO SE DESPERTABA DESAYUNABA EL NÉCTAR DE ALGUNAS DE LAS FLORES PRECIOSAS QUE RODEABAN SU NIDO. ASÍ ESTABA FUERTE Y DESPIERTO PARA TODA LA JORNADA. EN EL COLEGIO NUNCA SE QUEDABA DORMIDO PORQUE POR LAS NOCHES SE ACOSTABA MUY TEMPRANITO Y DESCANSABA COMO UN LIRÓN.

UN DÍA, MIENTRAS MONCHITO JUGADA A REVOLOTEAR CON SUS AMIGOS, RIENDO Y PASÁNDOSELO ESTUPENDAMENTE, APARECIÓ UN TERRIBLE NIÑO QUE LO ATRAPÓ EN UNA RED. EL NIÑO SE LLEVÓ A MONCHITO A SU CASA Y LO ENCERRÓ EN UNA PEQUEÑA JAULA DONDE NI APENAS PODÍA MOVER SUS DELICADAS ALAS DORADAS. MONCHITO NO ENTENDÍA DÓNDE ESTABA NI COMPRENDÍA PORQUÉ AQUEL NIÑO LO MANTENÍA ENCERRADO SIN DEJARLO VOLAR. LA LIBERTAD ERA TAN IMPORTANTE PARA ÉL QUE CONFORME PASABAN LOS DÍAS MONCHITO SE SENTÍA MÁS Y MÁS TRISTE, MÁS Y MÁS DÉBIL. YA NI PODÍA CHUPAR LAS FLORECITAS QUE EL NIÑO LE ACERCABA.  PERMANECÍA QUIETO EN EL SUELO DE LA JAULA SIN MOVER NINGUNA DE SUS BONITAS ALAS.

EL NIÑO QUE LO TENÍA PRESO SE DIO CUENTA DE LO MAL QUE ESTABA MONCHITO Y EMPEZÓ A SENTIR PENA Y A REFLEXIONAR DE QUE LO QUE HABÍA HECHO CON EL COLIBRÍ NO ESTABA BIEN, DE QUE LOS PÁJAROS DEBEN VIVIR LIBRES EN LA NATURALEZA PARA PODER VOLAR POR LOS CIELOS Y ALEGRAR CON SUS CANTOS A TODOS LOS ANIMALITOS DE LOS BOSQUES, DE LAS SELVAS Y DE LOS CAMPOS.

EL NIÑO, QUE EN EL FONDO ERA UNA BUENA PERSONA, LE ABRIÓ LA JAULA A MONCHITO Y LO LLAMÓ PARA QUE SALIERA. EL PEQUEÑO COLIBRÍ, CUANDO VIO LAS PUERTAS DE SU PRISIÓN ABIERTAS, SINTIÓ QUE LA VIDA VOLVÍA A LLENARLO DE ENERGÍA Y, RECUPERANDO LA FUERZA EN SUS ALAS, SALIÓ DISPARADO HACIA LA LIBERTAD, HACÍA EL HERMOSO CIELO AZUL DE SU ENTRAÑABLE PAÍS.

DESDE ENTONCES MONCHITO ES AÚN MÁS FELIZ QUE ANTES, PORQUE AHORA COMPRENDE LO IMPORTANTE DE LA VIDA Y NO SE DEJA ENTRISTECER POR LAS PEQUEÑAS DESVENTURAS QUE TOD@S ALGUNA VEZ TENEMOS.

3 comentarios:

duenda_descalza dijo...

GUAUUUU!! me encantó :)
de verdad me ha hecho pensar!!
muchas veces me he sentido así
encerrada, `pero ya vez
soy como monchito amoha amo más la vida!!!

María José dijo...

Me han encantado tus cuentos infantiles y tus pequeños poemas.
Desde mi punto de vista docente me parecen de gran utilidad.

Es posible que alguna vez utilice alguno de ellos.

Tengo un blog de mi escuela. Si me das tu permiso, me gustaría publicar algo tuyo.
Elije el que tú prefieras.


Un saludo.

aniande dijo...

MARÍA JOSÉ, PERDONA QUE NO HAYA CONTESTADO ANTES A TU COMENTARIO. LO ACABO DE VER AHORA. SÉ QUE HACE MUCHO TIEMPO QUE LO HICISTE. SI AÚN ESTOY A TIEMPO PUEDES PUBLICAR TODOS LO QUE TE GUSTEN. MUCHAS GRACIAS POR TUS PALABRAS